Entradas

Adiós

Imagen
He dejado sobre el asiento del andén un billete de vuelta, el de ida es el único que mantengo junto a mi, porque se que ya no volveré. Los pájaros no vuelven al nido, aprenden a volar o mueren en el intento, por eso es que ahora esperando el tren a Madrid, con mi corazón en un puño evito mirar atrás, allí a lo lejos donde quedan las personas a las que más amo. No volveré, lo sé y lo siento, pero he de aprender a vivir sola y a mantenerme a mi misma. A curarme de la fiebre, a delirar sola y a llenar este vacío tan grande que me dejáis en el pecho, a prescindir de tu sonrisa y de tu risa mi amor, a despertarme sin tus abrazos y a sonreír sin que tú seas el motivo. Tengo que aprender a divertirme sin ti, a romperme en mil pedazos y recogerlos sin tu ayuda, a perderme por las calles sin tu compañía, a llorar en la oscuridad y gritar palabras insulsas al vacío, a coserme las heridas sin anestesia y superar mis inseguridades sin tu fuerza, a aprender de la vida sin que tú seas mi maestra, …

QUIÉREME

Imagen
No quiero q me quieras como tu crees que yo deseo ser querida Yo quiero que me quieras sin miedo, sin dudar de si deberías hacer o decir esto o lo otro Quiero que me quieras a tu modo de querer las cosas Que me veas con tus ojos y no con unas gafas de color rosa Que la sociedad machista en la que vivimos no forme parte de nuestras vidas Que una vez sentados a la mesa no seas tú quien decida sino los dos Que no tengas que pagarme todo lo que quiera comprar Que seamos dos aves volando en libertad Que lo que pase entre nosotros sea destino o casualidad Pero que no debamos en ningún momento dudar  Ni si debo hacer esto ni decirte lo guapo que estás Que no llevemos guión sino ganas de juntos estar Que seamos tú y yo Solos, a solas y sin nadie más.

Mirando atrás

Imagen
Querida amiga
te escribo para decirte que he vuelto a caer. Esto es una carta que no te voy a enviar nunca, porque me da vergüenza lo que escribo. Sabes, estoy mal, muy triste. Siento que soy la pieza equivocada del puzzle. Cuando estoy en clase siento que podría esfumarme sin dejar rastro, recorro los pasillos en silencio y con la mirada gacha evitando así los ojos de los que me rodean. Tengo miedo de que llegue mañana, esforzarme en reírle las gracias a cualquiera y parecer simpática, sonreír aunque por dentro llore y reír cuando sólo deseo llorar. 
Luego en clase nadar hacia mi cerebro, pensar en cosas alegres o intentarlo, huyendo así de la realidad, refugiándome en los más oscuros deseos de suicidio. Ojalá pudiera terminar con mi vida pero soy demasiado cobarde para cortarme las venas, tomar pastillas o saltar al vacío. Simplemente no tengo el valor de hacerlo. Odio lo que soy, y odio ser tan paranoica, vuelvo a sentirme mal, a importarme lo que los demás opinen de mí, y a pensa…

Asfixia

Imagen
Me das tanto calor que casi me asfixio de ti
donde voy estás, en cada pensamiento, en cada recuerdo,
mas te borro de mi para olvidarte para crecer yo sola y recuperarme de esta brecha
que ha sido tu partida.

Ahora ya no brillas en la tinta de mi diario
ni las estrellas que iluminan de oscuridad mi manto llevan tu nombre
ahora no eres más que aire, relegado
a las memorias de un recuerdo oxidado
en lo más profundo de un corazón que late.

Corazón que ahora duerme
desemponzoñado del veneno que resultó quererte
ahorrando lágrimas y suspiros
que murmuran ahogados en cada latido.

Vuela corazón, vuela.
Huye de las llamas que te acaloran,
huye que las brasas queman
y más si es verano.

AUTOESTIMA

Imagen
¿Cuánto te quieres a ti misma? ¿Cuánto te quieres a ti mismo? La autoestima es cuánto nos valoramos a nosotros mismos, un valor que varía de una persona a otra desde no quererse nada a valorarse demasiado hasta sentirse mejor que los demás. Una autoestima media sería por lo tanto una autoestima saludable. Hoy os traigo la escala de Rosenberg. Esta consiste en diez afirmaciones con las cuales estaremos más o menos de acuerdo. Dependiendo pues de la puntuación final, tendremos una autoestima más o menos baja.
1.Siento que soy una persona digna de aprecio, al menos tanto como los demás. 2.Siento que tengo cualidades positivas. 3.En general, me inclino a pensar que soy un fracasado/a. 4.Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la mayoría de los demás. 5.Siento que no tengo mucho de lo que enorgullecerme. 6.Adopto una actitud positiva hacia mí mismo/a. 7.En conjunto, me siento satisfecho/a conmigo mismo/a. 8.Me gustaría tener más respeto por mí mismo/a. 9.A veces, me siento inútil. 10.A …

Punto final: Amor

Imagen
Yo no creía en el amor a primera vista, nunca antes lo había sentido, pero a veces dos almas están tan unidas, que su lazo es inquebrantable. Tampoco había creído antes en la reencarnación, pero ahora llegas tú y he de replantearme todo en lo que antes creía.
¿Cómo pude estar tan ciega y no verte? porque caminábamos por los mismos pasillos, nos sentábamos en la misma biblioteca, mas jamás nos habíamos hablado. Y así, sin planearlo nos miramos el uno al otro y hablamos, bueno más bien tú hablaste y yo me limité a sonreír y a responder escuetamente. Sin embargo, algo había cambiado, en cuanto te miré por primera vez a los ojos, esos ojos que tienes, mi amor, tan azules... y cuando me hablaste y luego yo te sonreí, entonces supe que estaba perdida. Y me sentí tan cómoda en tus ojos que me habría podido quedar por siempre, sentía como si ya te conociera y como si nuestras almas se hubieran reencontrado después de estar separadas por mucho tiempo.
Ahora me voy lejos,  me voy, con tu recue…

Punto final: Anclada

Imagen
Hay que saber decir adiós, dejar atrás todo aquello que nos hace daño, y salir a flote como sea.
A veces somos tan livianos, tan ligeros, tan pequeños... que estamos destinados a volar alto, pero sin embargo, ponemos el ancla a nuestro barco y pese al mar agitado que nos empuja, seguimos anclados a una roca sin dejarnos volar lejos, navegar mar a través tan rápido que cuando miremos atrás, el retorno sea ya imposible.
Estamos anclados a una roca que nos lastima, que hiere nuestra alma en lo más hondo y nos impide flotar. Nuestras alas, presas del pasado impiden la llegada de un nuevo futuro. Un futuro al que estamos destinados desde nuestros principios, un destino que ahuyentamos sin querer, mas que siempre acabará venciendo. Sí, en lo que llevo de experiencia, me he dado cuenta de que el destino toca varias veces a nuestra puerta.